miércoles, julio 24

Un nuevo capítulo para los ‘hipopótamos de la cocaína’ de Colombia

(CNN Español) — Suena a ficción, pero no lo es: Decenas de «hipopótamos adictos a la cocaína» -el legado más inesperado del narcotraficante Pablo Escobar- volarán desde Colombia a India y México, según el gobernador de Antioquia, para tratar de resolver un problema. lo que amenaza los ecosistemas e incluso la seguridad de las poblaciones que viven en su entorno.

En la década de 1980, «El Patrón» importó un hipopótamo macho y tres hembras para su colección de animales salvajes. Después de su muerte en 1993, las autoridades trasladaron algunas de las especies de animales exóticos que tenía, pero no los hipopótamos, porque eran difíciles de capturar y transportar, informó anteriormente CNN.

Estos enormes mamíferos comenzaron a dispersarse desde su ubicación original, que estaba a unos 250 km de Medellín, por la cuenca del río Magdalena. Y han comenzado a reproducirse, planteando un desafío ambiental que el país aún no ha podido resolver por su impacto negativo en los ecosistemas. Actualmente, según datos procesados ​​por el gobierno, el número oscila entre 130 y 160. Y podría rondar los 1.500 en menos de dos décadas, según un estudio de 2021 al que hace referencia la revista. Naturaleza.

Las autoridades trataron de controlar el crecimiento de la población con esterilizaciones tradicionales y «tiros» de dardos anticonceptivos.

Esta semana, el Gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, informó en su cuenta de Twitter que hay un plan en marcha para reubicar 70 de estos hipopótamos en santuarios naturales ubicados en India y México.

¿Por qué India y México?

El término técnico para la operación es «traslocación», explicó Gaviria en una entrevista con el medio colombiano Blu Radio, ya que consiste en trasladar a los hipopótamos de un país del que no son originarios a otros dos países de los que tampoco son nativos, pero donde hay santuarios que pueden acogerlos.

El objetivo, dijo, es “llevarlos a países donde esas instituciones tengan la capacidad de recibirlos, tenerlos adecuadamente y controlar su reproducción”. Y aclaró que su hábitat original, que es África, es precisamente donde “no está permitido llevarlos” en estos casos.

María Ángela Echeverry, profesora de biología de la Universidad Javeriana, explicó previamente a CNN los riesgos de trasladar hipopótamos al continente africano como solución: “Cada vez que trasladamos animales o plantas de un lugar a otro, también trasladamos sus patógenos, sus bacterias. y sus virus. Y podríamos traer nuevas enfermedades a África, no solo para los hipopótamos que andan por ahí en libertad, sino nuevas enfermedades para todo el ecosistema africano que no evolucionó con este tipo de enfermedades.

Además de reducir la población de hipopótamos en Colombia, buscarán establecer un intercambio de conocimientos que permita a las autoridades locales controlar la reproducción de los que quedan en el país (que, al ser controlada, puede contribuir al interés turístico de la región, según a la jerarquía).

Por aire y sin sedación: los detalles del plan de traslado de hipopótamos

Los hipopótamos viajarán por vía aérea, para lo cual será necesario construir cajas de transporte especiales que puedan soportar su tamaño y fuerza, dijo Gaviria en la entrevista radial. Se prevé el traslado de un total de 70 -60 a India y 10 a México- entre los que habrá tanto hombres como mujeres.

Como era de esperar, no estarán sedados, pero habrá «la posibilidad de sedación de emergencia durante el vuelo si alguno de los hipopótamos tiene algún tipo de crisis nerviosa», dijo Gaviria.

En cuanto a los plazos, Gaviria dijo que si se agilizan los permisos necesarios, especialmente los del Instituto Colombiano Agropecuario, podría hacerse en el primer semestre de este año.

El gobernador agregó que alrededor del 90% de los costos de la operación serán absorbidos por India. Sin embargo, también apuntó a la participación de otro particular interesado. Es un canal de televisión internacional, según dijo sin más detalles, que aportó los fondos y que en teoría acompañaría todo el proceso.

En lo que respecta a México, la gestión se hizo con el santuario de animales de Ostok.

Hipopótamos en el parque temático Hacienda Nápoles, que alguna vez fue el zoológico privado del narcotraficante Pablo Escobar en su rancho en la ciudad colombiana de Doradal el 12 de septiembre de 2020.

Los peligros de los “hipopótamos adictos a la cocaína”

Los hipopótamos, una especie invasora, representan un peligro para los ecosistemas locales y, a veces, incluso para los humanos.

Un estudio publicado en 2021 en la revista Conservación biológica, luego informado por CNN, cita investigaciones que muestran los efectos negativos de los desechos de hipopótamos en los niveles de oxígeno en los cuerpos de agua. Esto puede afectar la mortalidad de los peces y, en última instancia, a los humanos.

En cuanto a las vías navegables, un estudio de 2019 citado por la revista Naturaleza Demostró que los lagos donde hay hipopótamos, en comparación con los que no tienen, tienen más nutrientes que promueven la aparición de cianobacterias vinculadas a algas tóxicas. Además de afectar a los peces, estas floraciones pueden reducir la calidad del agua.

Los investigadores también expresaron su preocupación en 2021 sobre la posible transmisión de enfermedades de los hipopótamos a los humanos. Y mencionan la amenaza que representan para el sustento y la seguridad de las personas en las áreas donde se encuentran, ya que comen o dañan los cultivos y participan en interacciones agresivas con los humanos.

“Los hipopótamos viven en manadas, son bastante agresivos. Son muy territoriales y generalmente son herbívoros”, dice el profesor Echeverry.

A esto se suma el hecho, según explicó la especialista, de que se encuentran en un terreno propicio para su reproducción, ya que cuenta con fuentes de agua poco profundas y una gran concentración de alimento a su alrededor. Esto difiere de la sabana africana, donde la existencia de períodos de sequía severa afecta a los animales.

La noticia de la translocación de decenas de hipopótamos coincide con la publicación en la revista científica Naturalezade un artículo en el que los investigadores están preocupados porque el gobierno colombiano se está poniendo del lado «de los activistas por los derechos de los animales en lugar de frenar la propagación de animales invasores».

Hasta el momento, Colombia no ha podido resolver un problema que, en palabras de Gaviria a Blu Radio, «se ha ido de las manos». Y eso, advierten los expertos, puede ser mucho peor sin una acción clara.

Con información de Paula Bravo, Melissa Velásquez Loaiza, Jack Guy y Stefano Pozzebon.

Hildelita Carrera Cedillo
Hildelita Carrera Cedillo