Un mural de tapas recicladas de 270 metros adornará Guatire

Un trabajador pega tapas de botellas de plástico sobre cemento en una sección de un mural de 270 metros cuadrados del artista venezolano Oscar Olivares en Guatire, estado de Miranda, Venezuela, 13 de septiembre de 2022. – Danny Serrano, un albañil de 43 años, comenzó a hablar con sus hijos sobre el reciclaje ya que participó en la construcción de un mural hecho con tapones de plástico, una obra artística que envía un fuerte mensaje a Venezuela, un país donde el reciclaje es una rareza. Cerca de una tonelada de desechos plásticos será arte, no basura gracias a este mural de 270 metros sobre una pared de ladrillos junto a una concurrida avenida en Guatire, una ciudad de unos 180.000 habitantes a 50 kilómetros de Caracas. (Foto de Federico PARRA / AFP) / RESERVADO PARA USO EDITORIAL – MENCIÓN OBLIGATORIA DEL ARTISTA DURANTE LA PUBLICACIÓN – PARA ILUSTRAR EL EVENTO COMO SE INDICA EN EL PIE

Danny comenzó a hablar con sus hijos sobre el reciclaje ayudando a construir un mural de 270 metros de largo con tapas de botellas de plástico que envía un fuerte mensaje a Venezuela, donde la reutilización de desechos es una rareza.

Cerca de una tonelada de desechos plásticos se convierte en arte, en lugar de basura, gracias a este mural al borde de una avenida en Guatire, una ciudad de unos 180.000 habitantes a 50 kilómetros de Caracas. Han colaborado cientos de personas como Danny Serrano, un albañil de 43 años.

Danny ayuda a clasificar las tapas de botellas de plástico por tamaño y color y las pega a la pared.

«Ahora veo una gorra, la agarro y la guardo», dijo a la AFP el trabajador, que lleva una gorra cubierta con tapones de plástico. “Fabuloso, porque así no se echan a perder, no se daña la vida silvestre, no se dañan los ríos, no se daña la tierra”, remarca.

Inspirada en la corriente ‘Upcycled Art’ que transforma los desechos en arte, la obra se encuentra entre las creaciones impulsadas por artistas y organizaciones ambientalistas para llevar un mensaje de transformación en este país caribeño con poca cultura del reciclaje.

Se utilizaron más de 300.000 chapas de botellas que «no irán al mar», se regocija Oscar Olivares, el artista que diseñó el mural, que aspira a un récord Guinness como el más largo de su tipo.

Cuatro guacamayas rojas en vuelo y una manada, ave nacional de Venezuela, son los motivos estrella de la obra.

«Cambio de hábitos»

“La idea es seguir desarrollando este tipo de trabajos, crear muchos más para que el reciclaje en Venezuela sea el protagonista”, dijo Olivares a la AFP.

La receptividad hacia “el fresco ecológico más grande del mundo”, cuya construcción se inició el 9 de agosto con idea de inaugurarlo en noviembre, fue tal que sus promotores recibieron más de un millón de piezas.

“Estamos generando un cambio de hábitos”, subraya Olivares, de 26 años, quien presentó en 2019 en Caracas, bajo el patrocinio de Ökospiri, ONG que promueve ‘Arte Reciclado’, el primer mural de tapas de plástico en Venezuela.

Ökospiri construye una escuela de murales en la localidad costera de La Guaira, con los residuos plásticos como protagonistas de su diseño.

Emocionada, Verónica se acercó al mural de Guatire con su esposo Pedro y sus hijos mellizos de 11 años, Ainoa y Juan Andrés, para pegar frazadas.

“¡Se ve increíble!”, dijo.

microplásticos

Entre 8 y 13 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año, según estimaciones de varios estudios.

Miles de voluntarios de todo el mundo recogen montones de basura en el Día de las Playas, que se celebra el tercer fin de semana de septiembre. Conocido en Venezuela como “el hombre reciclador”, Michelle Delgado, fundadora del club Recicladores, es uno de ellos.

Delgado se muestra especialmente preocupado por el avance imperceptible de los microplásticos en el agua: «Consumimos plástico en lo que comemos».

En un galpón de una escuela en Caracas, este activista y sus compañeros, entre ellos varios niños, organizan plásticos y otros materiales, algunos de los cuales se convierten en ladrillos con los que esperan construir casas más adelante.

También hay un centro de recogida de cientos de tapones de plástico que luego se donan a Ökospiri para sus murales.

Las iniciativas estatales para promover el reciclaje y clasificación de residuos son muy limitadas en Venezuela, más allá de la colocación de contenedores especiales en ciertas áreas. La basura se desborda en estos contenedores en el centro de Caracas.

“Puedes tener diez papeleras en un bloque y sin embargo hemos observado que hay una botella de plástico (en el suelo) al lado de una papelera de reciclaje”, advierte Michelle, que aboga por una “conciencia ciudadana”.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.