¿Quién es su líder, cuántos integrantes tiene y qué hacía en Colombia?

(CNN Español) — El Ejército de Liberación Nacional (ELN) es la guerrilla activa más antigua de América. El grupo, con más de 50 años de historia en Colombia, está acusado de cometer múltiples crímenes de guerra y abusos contra civiles que incluyen, según un informe de Human Rights Watch de 2021, asesinatos, desplazamiento forzado y reclutamiento de niños.

«Antonio García», el líder del ELN

El jefe del ELN es Eliécer Herlinto Chamorro, conocido con el seudónimo de «Antonio García». Ocupa este cargo desde junio de 2021, según la organización Insight Crime, año en que renunció Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino”, quien había estado al frente de la guerrilla desde la década de 1970.

«Antonio García» se unió al grupo guerrillero en 1975 y «ascendió rápidamente en las filas de la jerarquía de la organización» y «es considerado uno de los miembros más radicales de la organización» responsable de aumentar la capacidad militar del grupo, según Insight Crime.

El ELN tiene un comando central integrado por cinco miembros: uno de ellos es el comandante militar, quien también actúa como comandante de toda la organización, y los demás tienen áreas de acción divididas: asuntos políticos, asuntos internacionales, operaciones financieras y comunicaciones. entre el Comando Central y los «frentes de guerra» en los que se organizan las guerrillas.

También existe una Dirección Nacional de 23 miembros.

¿Cuántos miembros tiene el ELN?

Un informe de Indepaz del año pasado indica que, para 2018, cálculos hechos por la fuerza pública indicaban que el ELN contaba con 4.000 miembros y que con los milicianos esta cifra ascendía a 5.000 de Estados Unidos, en su informe anual sobre terrorismo de 2019, mencionó 3.000 miembros armados, casi la mitad de ellos en Venezuela.

Las cifras de Insight Crime son similares. “Ha pasado de alrededor de 5.000 soldados a principios de la década de 1990 a una fuerza que actualmente se estima en alrededor de 2.500 a 3.000 combatientes”, dice su informe actualizado de 2021.

El accionar de las guerrillas en pie más antiguas del continente

El Ejército de Liberación Nacional, ELN, fue fundado en 1964 con el apoyo del Partido Liberal Colombiano. Este grupo guerrillero era favorable a la Revolución Cubana y por eso se define como marxista-leninista.

En la década de 1980, los miembros del ELN se convirtieron en «especialistas en secuestros», según Insight Crime, y obtuvieron la mayor parte de sus ingresos de los rescates.

Una década más tarde, cuando alcanzó su «pico», «el grupo bombardeaba regularmente los oleoductos más grandes de la nación, incluidos los que suministran petróleo a las áreas de BP y Occidental Petroleum en los Llanos Orientales», explica la organización.

También recaudaron los llamados “impuestos de guerra” que los cultivadores de marihuana y coca estaban obligados a pagar, especialmente en el departamento de Bolívar.

Tras la muerte del líder Manuel Pérez, alias «El cura», las acciones militares se tornaron más audaces, dice la organización. En 1999, por ejemplo, secuestraron a 186 personas de una iglesia en Cali, “en lo que sigue siendo el secuestro masivo más grande en la historia del país” y también secuestraron un vuelo de Avianca con más de 40 pasajeros.

Los combates dentro de la guerrilla y la ausencia de una estrategia nacional han dejado al grupo vulnerable a los ataques de los paramilitares y las fuerzas armadas.

Insight Crime también habla de su conexión con el narcotráfico. “Los rebeldes que creían que el narcotráfico acabaría con el país se han vuelto cada vez más activos en el negocio, desde proteger a las grandes organizaciones narcotraficantes hasta crear sus propias redes de distribución”.

Hubo varios intentos de negociar un acuerdo de paz con los gobiernos de Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos e Iván Duque, pero fracasaron. El punto final llegó en 2019, luego de un atentado con coche bomba en una academia de policía en Bogotá en 2019 que dejó 21 muertos y alrededor de 80 heridos.

Su carrera en los últimos cuatro años.

El ELN es considerado responsable de alrededor del 10% de las acciones violentas del gobierno de Iván Duque, entre agosto de 2018 y 2022, según un informe de Indepaz.

“Los responsables materiales de los asesinatos, masacres, amenazas y desplazamientos forzados son en su mayoría grupos armados ilegales. Entre los presuntos responsables se señaló en primer lugar a los narcoparamilitares o sucesores del paramilitarismo, seguidos de grupos disidentes y residuales. el proceso de paz con las FARC-EP, en tercer lugar con el ELN y en cuarto lugar con la fuerza pública”, explica la organización.

El año pasado, el ELN cometió “crímenes de guerra y otros graves abusos contra la población civil, como asesinatos, desplazamientos forzados y reclutamiento de niños”, indica la organización Human Rights Watch en un informe de 2021.

Destaca la acción en el estado de Cauca, donde la acción de grupos disidentes del ELN y las FARC “han obligado a miles de personas a huir”.

Una investigación de Indepaz dice que el ELN ahora enfrenta un «declive institucional» y que la legitimidad que tenía en algunas partes del país es un «estancamiento». El punto de ebullición, como lo llaman, fueron los diálogos de paz con las FARC.

ELN contra las FARC desmovilizadas: ¿cómo se comparan?

El ELN “es una guerrilla menos centralizada”, “más retórica” y tiene “conflictos diferentes” en comparación con las FARC, le dijo a CNN en Español León Valencia, analista político y exlíder de esta guerrilla, en 2016.

Históricamente, las FARC y el ELN han sido enemigos naturales. Según PARES, centro de estudio del conflicto armado, esta guerrilla tuvo un “enfrentamiento activo” con disidentes de las FARC en 2019.

“Su capacidad militar está muy por debajo de la de las FARC”, dice el informe PARES. En el momento de mayor expansión de la guerrilla desmovilizada, las FARC realizaban unas 2.300 acciones militares por año. El ELN, por su parte, alcanzó su pico de 400.

“Buena parte de las acciones corresponden a sabotajes contra las infraestructuras petroleras o la Fuerza Pública, algún hostigamiento y, en menor medida, peleas o emboscadas que demuestran una débil capacidad militar”, indica el informe PARES.

Además, «el ELN no está organizado en grandes grupos, sino que forma pequeñas células especializadas», precisa el PARES, por lo que «diezmar» a este grupo «no requiere una mayor producción de violencia».

Con información de Melissa Velásquez Loaiza de CNN en Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.