Que hacer con el asco

No es sólo un medio de comunicación como El Correo de Washington, un marcador de opinión en la capital estadounidense, dedica su espacio editorial más significativo a los resultados de la investigación del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre los crímenes y violaciones de derechos humanos del régimen liderado por Nicolás Maduro. Lo que hizo fue poner cara a los delincuentes. así lo llamó El Nacional Hace algunos días.

Ha llegado el momento de reflexionar sobre qué hacer con tan importante comunicado para que repercuta con fuerza en el ámbito internacional, en un momento en el que la atención del planeta se circunscribe a temas de mayor impacto planetario como las consecuencias energéticas de la guerra de Ucrania. , las consecuencias económicas e inflacionarias de la pandemia en todos los países del mundo, la interrupción de las cadenas de suministro, la posibilidad de una guerra nuclear.

El contenido del informe hecho público esta semana debería, en sí mismo, incentivar la acción internacional en países donde los derechos humanos y el respeto a las leyes y normas que les conciernen son una prioridad, pero los venezolanos, principales víctimas, deben los horrores contenidos en el documento. , desarrollemos una acción contundente, lancemos una estrategia inteligente para exigir que la comunidad internacional incida ahora y hasta las elecciones que se realizarán en Venezuela en 2024 y 2025.

Esta acción debería consistir en proponer, cabildear, negociar y ayudar a apoyar una iniciativa internacional que lleve a la suspensión de Venezuela como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, de la misma manera que Rusia fue suspendida a pedido de 94 estados. en abril de este año por razones de todos conocidas y que no tiene sentido emitir en este momento.

Una acción de esta naturaleza no sólo tiene un significado simbólico, sino que realmente sucede y es la principal consecuencia. La acción sostenida a largo plazo permite difundir, a quienes no lo tienen claro, las acciones espantosas de este régimen criminal, servir de apoyo a las miles de víctimas de las atrocidades, desarrollar una campaña de sensibilización mediática, todo lo que lleva a una efecto de desarrollo favorable a la causa de la oposición venezolana en los momentos de preparación del país para las elecciones que deben realizarse dentro de unos meses.

Numerosas organizaciones, ONG, instituciones que vigilan el cumplimiento de las obligaciones en materia de derechos humanos ya están realizando acciones de sensibilización muy importantes. Algunos otros realizan juicios ante organismos internacionales y sirven de apoyo a las víctimas. Todas estas iniciativas son lentas pero dan sus frutos, aunque no sea con la inmediatez a la que aspiramos.

Por otro lado, es necesario mostrar gráficamente al mundo ya los países que lo componen la naturaleza de los crímenes atroces que, con el mayor desparpajo, se siguen cometiendo a diario en nuestra geografía para castigar la disidencia política.

El informe de la ONU, citado por el El Correo de Washington, detalla que las torturas involucradas en las atrocidades realizadas por los agentes de Maduro son “fuertes golpes con bates y objetos cortantes; descargas eléctricas en partes sensibles del cuerpo; asfixia con sustancias venenosas y agua; cortes y mutilaciones especialmente en las plantas de los pies y debajo de las uñas… violación con objetos; golpes y descargas eléctricas en los genitales; iluminación constante u oscuridad constante; calor extremo o frío extremo; alimentación forzada de heces y vómitos; y amenazas de muerte y amenazas de violación contra las víctimas y sus familias.

El incumplimiento de las obligaciones que impone ser signatario de la Carta de las Naciones Unidas es algo que se debe recordar a cada paso a quienes incumplen las normas. Hagamos de ello una tarea colectiva, no dejemos morir una posición valiente, enérgica, veraz como la asumida por la Comisión de Derechos Humanos y que ya tiene un eco ensordecedor en los importantísimos medios de comunicación internacionales.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.