Maduro apuesta todo por mantenerse en el poder

Este lunes, la presentación del tercer informe de la Misión Internacional Independiente de Investigación de la ONU sobre Venezuela estableció la cadena de mando que viola los derechos humanos y comete crímenes de lesa humanidad en el país. Al frente de tan nefasto grupo identificaron a Nicolás Maduro, quien da órdenes a los altos jefes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional de manera personal o telefónica, nunca por escrito. Pero los testimonios de víctimas, familiares y exfuncionarios de estas organizaciones, que han servido para documentar más de 120 casos, son elementos suficientes para advertir que ni el sucesor de Chávez ni sus cómplices podrán escapar a la justicia internacional. Es una cuestión de tiempo o un evento natural que ocurre.

Por eso, Maduro se aferra al poder apostándolo todo por seguir detentándolo.

Económicamente, busca mantener la unidad monetaria, el bolívar digital, inyectando dólares al mercado cambiario cada semana. Al ritmo que va, el Banco Central de Venezuela debería inyectar este año al sistema bancario un monto de unos 4.000 millones de dólares para mantener el actual rango de tipos de cambio. Esto conduciría a una pérdida de $ 1 mil millones en reservas internacionales en 2022.

La apuesta de aumentar las exportaciones de petróleo a 830.000 barriles diarios de media al año ha fracasado. Los ingresos petroleros son insuficientes para financiar la política cambiaria por el estancamiento de la producción y la reciente caída de los precios del crudo, ya que el régimen venezolano está vendiendo crudo sancionado, no de óptima calidad y con grandes descuentos.

La necesidad de divisas es tal que el líder chavista no envió crudo a Cuba en estos 25 días de septiembre, según TankerTracker.com, porque no le llegan ni euros ni dólares. Exportó a China (329.000 barriles/día) y Malasia (36.000 barriles/día), generando una facturación estimada de $575 millones en 60 días, según cálculos de Inter American Trends.

Para remediar la situación cubana y venezolana, el régimen de Vladimir Putin envió este mes a la isla un millón 450 mil barriles de petróleo, según TankerTracker.com.

Ante esta realidad, Supermustache lo está apostando todo ―cediendo la soberanía petrolera de Chávez― a cambio de la licencia que se supone que la administración de Joe Biden le otorgará al gigante petrolero Chevron, lo que significa que recibirá de inmediato un adelanto del 50% de sus ingresos (aproximadamente $230 millones) para la exportación y explotación de los activos de los Joint Ventures. Y 30 días después el resto. Así, podría seguir la estrategia de intervención cambiaria, inyectando dólares en el sistema bancario para controlar el tipo de cambio. Y continuaría gestionando los ecosistemas socioeconómicos. Una apuesta que le facilitaría la permanencia en el poder.

La otra es poder utilizar los $5.100 millones que el Fondo Monetario Internacional le asignó al país en agosto de 2021. Su disponibilidad depende del acuerdo del gobierno interino y del régimen de facto sobre su uso. Esta reserva podría tener el único propósito de contribuir a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional mediante la compensación de los desequilibrios entre los ingresos y egresos de divisas del país.

Esta opción también sería viable si la pasantía termina su término. Este escenario es probable porque varios líderes de los partidos que lo integran no creen que deba continuar en 2023.

Los 5.100 millones de dólares del FMI proporcionarían la moneda necesaria para mantener las «burbujas» que ayudarían a Maduro a mantenerse en el poder.

Políticamente, el presidente del PSUV apuesta por la normalización de las relaciones internas e internacionales. Especialmente con Gustavo Petro en Colombia. El eje Bogotá-Caracas es fundamental para lograr la «paz total» que tanto anunció en campaña el exlíder del M-19. Y en el caso de la persona designada por Chávez para sucederlo, seguir obteniendo aportes de casi 1.900 millones de dólares de la red de corrupción y sus actividades relacionadas con el contrabando de combustible y otros artículos. También los 1.800 millones de dólares por la venta ilegal de oro, diamantes y coltán; y los 4.919 millones producidos por el narcotráfico en el territorio nacional.

Las actividades ilícitas que desarrollan el ELN, las FARC, las bandas criminales y los cárteles de la droga en la frontera colombo-venezolana deben seguir operando bajo el pretexto de la paz al mejor estilo mexicano: abrazos, no balas.

Los montos de los negocios ilícitos representan el 20% del tamaño del PIB del país en 2022, calculado en $49.086 millones, según el FMI.

La economía ilícita aporta una cuarta parte de la actividad económica. Necesario para mantener las bandas criminales que brinden “paz y gobernabilidad” donde operan.

Así, el plan de paz integral de Petro brindaría la estabilidad que Maduro necesita para mantenerse en el poder.

En conclusión, Nicolás Maduro apuesta todo a que se congele el proceso judicial por crímenes de lesa humanidad; Chevron tiene licencia; se interrumpe el período de interinidad y se logra el proceso de paz total en Colombia, para seguir siendo el jefe de la organización criminal. Pero después del informe devastador, es posible que necesites más que superpoderes para lograr lo que quieras.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.