Macri llama «absolutamente parcial» al juez que dictó sus cargos

(CNN Español) — El expresidente argentino Mauricio Macri calificó este miércoles de «absolutamente parcializado» al juez que ordenó su procesamiento por el presunto espionaje ilegal a familiares de los 44 muertos en el hundimiento del submarino ARA San Juan, y dijo que ya sabía que «esta política persecución, iba a terminar en esta demanda, así que nada nuevo».

Macri, quien estuvo en Santiago de Chile, durante una visita del presidente Sebastián Piñera, confirmó en declaraciones que dio a CNN Chile que acataría el embargo equivalente a US$1 millón que le impuso el juez federal Martín Bava cuando ordenó su acusación en este caso. “Cumpliremos hasta que apelemos”, dijo.

El juez Bava ordenó este martes el juicio sin prisión preventiva a Macri y, además del embargo, impuso la prohibición de salir del territorio. La decisión del juez se hizo pública el miércoles, mientras Macri estaba en Chile.

Macri fue procesado por los presuntos delitos de abuso de autoridad y realización de tareas de inteligencia prohibidas por la ley argentina, que, según el juez, el imputado posibilitó «a través de su rol de presidente».

El submarino ARA San Juan se hundió tras daños en el mar en noviembre de 2017, en ruta desde Ushuaia, Tierra del Fuego, a Mar del Plata, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

Según el magistrado, estos actos de espionaje habrían implicado la vigilancia e infiltración de agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en grupos de familiares de los tripulantes del submarino hundido, entre diciembre de 2017 y finales de 2018.

Familiares y allegados de marineros fallecidos en alta mar organizaron entonces acciones de protesta y reclamos contra el gobierno de Macri de la época, con el objetivo de exigir el esclarecimiento de las causas del hundimiento del ARA San Juan y la pronta búsqueda del submarino. . para salvar a su tripulación.

La nave permaneció desaparecida durante un año y dos días hasta que fue encontrada, según la sentencia, y fue tal la magnitud del caso que Estados Unidos, Rusia, Alemania, entre otros países, ofrecieron sus servicios y su mejor tecnología para colaborar. con el hallazgo y rescate de la tripulación, compuesta por 43 hombres y una mujer. En Argentina incluso se creó una comisión bicameral en el Congreso para investigar el ARA San Juan.

El juez Bava también encontró que las supuestas actividades ilegales de inteligencia también habían alcanzado a los familiares de los tripulantes de los pesqueros naufragados Rigel y El Repunte, quienes también se organizaron para reclamar al gobierno por sus tripulantes.

Acusación y defensa de Macri

Una fuente de la defensa le dijo a CNN que Macri negó los cargos frente al juez Bava.

Entre otros puntos, la defensa del expresidente cuestiona la supuesta falta de pruebas en el expediente para afirmar que Macri estaba al tanto de estas supuestas tareas de espionaje ilegal, y que tenía contacto con los informes y registros de agentes de la inteligencia estatal.

Pero, según el juez Bava, «no dejan lugar a otra interpretación».

En su fallo, Bava argumentó que Macri, al ser jefe directo de los entonces jefes de la AFI y responsable de diseñar la política de inteligencia del Estado, no podía ignorar estas actividades de los agentes oficiales y «generaba condiciones, acumulaba información, aprovechaba y no ordenar el cese de la realización de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley” en Argentina, tales como monitorear a las personas sobre su filiación política, opiniones y manifestaciones, y la organización social a la que pertenecen.

Según el tratamiento, estas labores consistían en “obtener datos personales e información de familiares y allegados de los tripulantes del ARA San Juan” para denuncias que realizarían”; agentes de inteligencia del Estado buscaban “conocer sus actividades, los lugares donde se reunían , sus datos personales y los de su entorno, tales como la identificación de sus referentes y las reclamaciones que harían”.

Entre la prueba documental, el juez incluyó en su decisión registros fotográficos de reuniones, misas, manifestaciones públicas y vigilancia de familiares, tomadas por miembros de la agencia de inteligencia, junto con informes escritos de las actividades, los objetivos y acciones futuras de las familias organizadas.

Estos documentos digitales fueron encontrados en una de las sedes de la dependencia por la actual contralora de la AFI, Cristina Caamaño, quien entregó los expedientes a la justicia.

“Es ilegal que la AFI haya espiado e investigado a quienes el Estado nacional tenía la obligación de contener, acompañar y hacer justicia”, dijo el juez.

Según la sentencia, estos reportajes fueron elaborados para consumo de Macri y con el objetivo de “salvaguardar la imagen del Gobierno nacional en la sociedad”, dos puntos que Macri planteó en su investigación que no eran ciertos y que, además, no lo son. quedaron probados en el expediente.

El juez citó documentos elaborados por miembros del organismo de inteligencia previos a la reunión que Macri mantuvo con una delegación de familiares en febrero de 2018, en los que «avanzaron», en palabras del magistrado, las denuncias concretas que recibiría el entonces presidente. ; o el caso del contenido de una carta de la madre de un tripulante del ARA San Juan, dirigida al entonces presidente, que un agente de la AFI planteó en un informe antes de su entrega, según la sentencia.

Por este caso, el juez ya había procesado por los mismos presuntos delitos a los exjefes de la AFI bajo la administración Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, entre otros miembros del órgano oficial.

Las exautoridades reconocieron las actividades investigadas, pero defendieron su supuesta legalidad, alegando que dichas labores y controles se realizaron para garantizar la seguridad presidencial, en el marco de una reunión que sostuvo Macri con un grupo de familiares y debido a las visitas del expresidente a zonas donde se reunían los padres, entre otros argumentos desestimados por el juez.

Mientras tanto, Macri negó tener conocimiento de la existencia de vigilancia y otros deberes en su defensa escrita presentada en la indagatoria, dijo a CNN una fuente de la defensa.

Además de desestimar los cargos, los abogados de Macri argumentan que la investigación y el juez tienen «motivaciones políticas», que el magistrado es «parcial» y que el caso tiene irregularidades.

También argumenta que Bava carece de competencia para investigar el caso, ya que es juez federal de la localidad de Dolores y que los hechos de presunto espionaje ilegal habrían ocurrido en Mar del Plata, cuando las órdenes habrían sido dictadas por la municipalidad. de Buenos Aires, donde se encuentran tanto la sede de la AFI como la Casa Rosada, sede del gobierno.

Macri no habló hasta el 28 de octubre, tras la tercera citación del juez, tras dos intentos fallidos.

El expresidente no logró que el juez Bava fuera apartado del caso por la Cámara Federal de Mar del Plata, el tribunal de apelación que interviene en este caso, pero irá ante la Cámara Federal de Casación, el máximo tribunal penal del país. . , para insistir en la destitución del magistrado por su supuesta parcialidad y supuestas irregularidades en el caso, dijo a CNN una fuente de su defensa.

Sus abogados también podrán apelar el trato del miércoles y el resto de medidas en su contra.

Con información de CNN Chile y Rubén Correa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.