La lucha por Venezuela

La lucha debe tener una base existencial. No es una lucha por pedazos de poder o por funciones públicas, ni para aplicar tal o cual política pública en tal o cual área específica. Es mucho más que eso.

Es una lucha para que Venezuela recupere su carácter de república soberana, independiente, civil y democrática. Una lucha para que nuestra nación sea viable en el mundo, como una nación capaz de ofrecer una vida humana y digna a su pueblo.

Es la lucha de las luchas, porque de ella depende mantener una continuidad destructiva y sumisa a jefes de la peor calaña; o que allana el camino para el renacimiento de Venezuela, como dijo el gran historiador Manuel Caballero.

Por eso, la lucha por derrotar la hegemonía despótica y depredadora no debe ser considerada en los términos convencionales de las competencias electorales, y menos cuando las elecciones no son libres ni justas.

Las elecciones son un componente esencial de la democracia, pero sin democracia o con el despotismo disfrazado de pseudodemocracia, la llamada vía electoral como única vía aceptable de lucha tiende a convertirse en un callejón sin salida para quienes aspiran a un cambio general y efectivo.

La Constitución formalmente vigente es amplia en cuanto a la lucha por la recuperación de los derechos de los venezolanos. Y también es exigente. En estas breves líneas se centra la lucha de luchas en esta Constitución.

La lucha por Venezuela involucra todos los aspectos de la vida nacional. Y de eso se trata: de reconstruir la nación desde sus cimientos.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.