Haití vivió un día de tímida calma tras una semana de violencia

Protestas en Haití. Foto cortesía: RT

Una tímida reanudación de actividades se produjo este sábado en el área metropolitana de la capital haitiana, tras una semana de violentas manifestaciones para exigir la renuncia del primer ministro Ariel Henry y el rechazo al aumento de los precios de los combustibles.

Varios vehículos de transporte público fueron vistos en sus rutas, mientras que los mercados públicos y los supermercados estaban repletos de personas que buscaban abastecimiento de agua y alimentos en una ciudad que sufre una severa escasez de líquidos y combustibles en los últimos tres meses.

Se observaron largas colas de personas en quioscos de agua potable y supermercados. En muchas zonas, la Policía Nacional levantó las barricadas levantadas por los manifestantes la noche del viernes para facilitar la reanudación de las actividades.

El jefe de la Dirección Nacional de Agua Potable y Saneamiento, Guito Edouard, consideró «imprescindible» el establecimiento de un «corredor humanitario especial para el paso de personal o empleados» de su institución.

“Actualmente hay un problema con la distribución de agua potable en todo el país, y en particular en la región metropolitana de Port-au-Prince”, dijo el funcionario en un comunicado, en referencia al control de grandes áreas de la ciudad. capital por bandas armadas.

manifestaciones violentas

Esta semana, miles de manifestantes tomaron las calles de Port-au-Prince y ciudades de provincia como Gonaïves, Les Cayes, Jérémie y St-Marc para exigir la partida de Henry y provocar la paralización del comercio, las oficinas, los negocios y los bancos.

Las protestas se intensificaron el lunes, pocas horas después de que Henry anunciara el aumento del precio del combustible en un mensaje a la nación el domingo por la noche.

En Gonaives, ciudad del noroeste de Haití, fueron saqueadas este viernes las oficinas de la Oficina de las Naciones Unidas para los Servicios de Proyectos (UNOPS), así como varios centros educativos como el Inmaculada Concepción (CIC), el Santa Familia o la universidad pública PAGU, y también la productora de refrescos La Brasserie la Couronne.

El día anterior, Caritas y el programa mundial de alimentos (PMA) las personas agredidas en esta localidad.

El Senado llama al diálogo

En un mensaje a la nación el sábado, el presidente del Senado, Joseph Lambert, dijo que los «gritos de la gente» lo han alcanzado al admitir que la situación es crítica. El legislador denunció los hechos de violencia perpetrados en las manifestaciones.

Lambert propuso un plazo de 15 días para que los actores políticos y sociales lleguen a un acuerdo «que saque al país» de la situación en la que se encuentra.

En ese orden, indicó que se deben discutir varios aspectos «fundamentales»: la creación de un Consejo Superior de la Transición, la instalación de un nuevo gobierno y el fortalecimiento del Poder Judicial.

«Se debe lograr el rescate nacional», dijo, instando al primer ministro Ariel Henry a «hacer lo que predican», ya que dijo que estaba abierto al diálogo.

Policía llama a la calma en Haití

En una nota publicada este sábado, la Policía Nacional de Haití llamó a la calma a la población, mientras continúa “tomando control de la situación de malestar generalizado que reina en varias ciudades del país”.

Barricadas, piedras, postes eléctricos rotos, llantas quemadas, botellas y hierro forjado esparcidos por grandes áreas complican aún más el trabajo de la policía para llevar socorro a los necesitados, dijo la agencia en su cuenta de Facebook.

“La gente quiere ir al hospital, la gente quiere que el agua y la comida lleguen a su barrio o al menos la gente necesita que la policía intervenga rápidamente para evitar que otros individuos ataquen o destruyan su negocio”, agregó la institución.

Este viernes se llevó a cabo una reunión entre el director general de la Policía Nacional, Frantz Elbé, y el alto mando de la institución para evaluar y ver cómo mejorar el plan de seguridad «para restaurar el orden en el país, particularmente en el contexto de movimientos de protesta.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.