«El poder absoluto corrompe absolutamente»

Federico Parra/AFP

La conclusión de Lord Acton, citada anteriormente, es axiomática: en ausencia de controles y equilibrios, quien tiene el poder puede hacer lo que quiera. Y el poder absoluto se define precisamente por eso, por la ausencia de pesos y contrapesos que lo limiten. La célebre máxima del historiador y político inglés comenzaba subrayando, como sabemos, que el propio poder tiende a corromper. De ahí la decisiva importancia de erigir instituciones que la limiten, hagan inviolables los derechos de los ciudadanos e impongan la rendición de cuentas y la transparencia en la gestión de los poderes públicos. En una democracia auténtica, donde hay un equilibrio de poderes independientes, según la fórmula de Montesquieu, donde hay medios de comunicación libres y una ciudadanía gobernante, las posibilidades de cometer abusos tienden a reducirse al mínimo, y las garantías a extenderse al máximo. y libertades individuales.

Y aquí es donde el régimen de Maduro queda al descubierto. En apenas una semana, condenó a Juan Requesens a ocho años de prisión, acusándolo -sin pruebas- de haber participado en el presunto ataque con drones, el que hizo salir disparados sus machetes; anuló, de un plumazo, las ganancias laborales básicas, reduciendo el pago de vacaciones y los aguinaldos de los empleados públicos, incluidos los docentes universitarios, aunque contemplados en los respectivos convenios colectivos; y, para poner las cosas aún más ridículas, el fiscal interino Tareck William Saab emite una orden de arresto contra la periodista Carla Angola por una opinión dada en una entrevista en los Estados Unidos. Si a esto le sumamos el encarcelamiento sin juicio de Roland Carreño y Javier Tarazona, como cientos de presos políticos por haber criticado al régimen; bloquear fuentes de noticias independientes en la red; y la indignación de los órganos represivos del Estado en los barrios populares o en las zonas fronterizas -entre otros desmanes-, tendremos una aproximación a los horrores asociados al ejercicio desenfrenado del poder.

Porque la corrupción a la que se refería el barón inglés no se limita a las marramuncias que se pueden cometer con dinero público. Se refiere directamente a la condición humana. Es la degradación del espíritu de quienes, creyéndose gozar de un poder ilimitado, desprecian a los que no son sus acólitos para maltratarlos cruelmente. Desaparece toda referencia moral y ética como criterio de convivencia civilizada entre quienes difieren en sus gustos, preferencias y opiniones, dando paso al ejercicio desnudo de la fuerza contra quienes, habiendo destruido el Estado de derecho, se encuentran impotentes ante la arbitrariedad del derecho. poderoso. Y esta crueldad se agudiza si quienes la ejercen se sienten inspirados por una misión trascendental que los sitúa por encima del bien y del mal.

Fue quizás el crimen más grande que pudo haber cometido Hugo Chávez. Con su lenguaje de odio y descalificación, convenció a sus seguidores de que quienes no estaban de acuerdo no tenían derecho a ser tratados como iguales. Hizo del adversario político legítimo un enemigo irreconciliable. Su pecado, no haber sucumbido a las consignas patrióticas de quien se proyectó como heredero del Libertador y se sometió, sin decir palabra, a su dirección. El derribo de las instituciones democráticas y el uso «persuasivo» de la violencia por parte de sus camisas rojas, en un contexto de creciente militarización de la actividad política, desembocó en un régimen neofascista, animado por la consigna «patria, socialismo o muerte».

La prédica militarista chovinista, reforzada luego por la asimilación de ciertos mitos del comunismo castrista, forjó el apego de sus partidarios a un pensamiento único, cuidadosamente cultivado por Chávez. El culto a su persona y la erección manifiesta de un enemigo «mortífero» -el imperio americano- aplasta cualquier idea independiente en sus filas. Con formulaciones simplistas maniqueas, amalgamó a sus seguidores detrás de él, eliminando cualquier posible contrapeso. El creciente poder de Chávez sólo fue frenado por su propia percepción de la conveniencia política de tomar ciertas acciones; hasta dónde era lógico llegar en su proceso de desmantelamiento institucional.

Maduro, sin la ascendencia de su mentor, se aferró a su legado para mantenerse en el poder. Acentuó la corrupción de los contingentes del alto mando militar al ofrecerles oportunidades de lucro de todo tipo para vincularlos, como cómplices del despojo de la nación, a su gobierno. La construcción ideológica con la que se quiso «legitimar» este despojo -en lo que se ha convertido la llamada «revolución» bolivariana- hizo creer a algunos militares que eran los herederos del ejército libertador y, por tanto, dueños exclusivos de Venezuela. . Se ha forjado un Estado patrimonial, protegido por una justicia obsequiosa y también cómplice. Al desencadenar una mayor represión y expandir las prácticas del terrorismo de Estado, se ha arraigado en los sectores del chavo-madurismo la percepción de que su poder carece de control. A ello contribuyeron los errores que impidieron que las fuerzas contrarias se mantuvieran como una clara opción de poder. A nivel internacional apuestan por Vladimir Putin esperando que con su apoyo los libere de las reglas del juego que sancionan sus prácticas mafiosas. Y, con la investidura de Gustavo Petro en Colombia, están encantados de contar también con su consentimiento para los desmanes cometidos.

El patrimonialismo asentado lleva a una figura tan emblemática como Diosdado Cabello a alertar a Repsol y ENI de que, aunque ahora tienen licencia para exportar crudo venezolano a Europa y cobrar sus deudas a PDVSA, deben «dejarles algo para el café». Maduro cede más de 10.000 km2 (un millón de hectáreas) a sus «amigos» iraníes para que los cultiven, además de borrar la deuda con los países del Caribe que compran petróleo venezolano. Además, la asamblea oficial aprueba una ley sobre zonas económicas especiales que le da al presidente y otros jerarcas el poder discrecional para decidir quién (o quiénes) pueden beneficiarse de los incentivos provistos. Y los ejemplos continúan. Es en este orden de ideas que los Ministros de Educación Nacional y de Educación Superior van más allá de los convenios colectivos de docentes y empleados, como principio de progresividad de la ley, para rebajar sus remuneraciones. Y los hermanos Rodríguez, en flagrante violación a la autonomía universitaria, hacen erigir un monolito en memoria de su padre en terrenos de la UCV («Tierra de Nadie») como si fuera propio, sin pedir autorización a las autoridades correspondientes.

Y todo esto sucede mientras, aparentemente, se adelantan medidas encaminadas a una mayor liberación de las fuerzas del mercado: la “normalización” de la que quiere beneficiarse Maduro. Pero cualquier paso en esta dirección implica ofrecer cierta garantía a los agentes económicos, para que funcione. La aparente inconsistencia con el ejercicio irrestricto del poder mencionado anteriormente sugiere que hay confusión e intereses en conflicto dentro del chavo-madurismo.

La ausencia de pesos y contrapesos institucionalizados obliga a las fuerzas democráticas a ejercerlos por medios de facto. Es la llana verdad que tanto atormenta a la oposición: el deber de erigirse en fuerza, en el poder efectivo, con capacidad para privar al partido en el poder de las garantías que le permitan consolidar las posibilidades de apertura democrática y Brindar oportunidades de vida digna a los venezolanos. . No queda otra que acompañar a los diferentes sectores en sus luchas, procurando que sus objetivos particulares se encadenen en una plataforma política que apunte a restituir los derechos fundamentales de los venezolanos, tanto en el plano político como económico y cultural. . Sin convertirse en esta fuerza, este contrapoder, Maduro no aceptará organizar elecciones confiables, especialmente cuando Estados Unidos y la Unión Europea claramente tienen prioridades más importantes que respetar.

La selección de un candidato unitario por las primarias debe convertirse en un paso decisivo en la construcción de esta fuerza. Debe hacerse al calor de una discusión fructífera en torno a las demandas económicas y políticas del momento, que se traduzca en una narrativa que la gente se apropie y movilice para su realización. Esta es quizás la mejor manera de visualizar la convivencia evocada por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. Aprovechar las amenazas de apertura de Maduro para reclamar los derechos en los que debe apoyarse para ganarse la confianza de la población como una alternativa viable al poder, garantizando el restablecimiento de las libertades democráticas y el Estado de derecho. Las elecciones de 2024 y, menos aún, la victoria de la oposición, están dadas.

[email protected]

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que lea permanezcan a su alcance. ¡Hoy, con su apoyo, seguiremos trabajando duro por un periodismo libre de censura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.